RSS

El aburrimiento como emoción humana legítima

En nuestro continuo empeño por darles a nuestros hijos todo lo mejor sin apenas hacerles esperar o mantenerles siempre ocupados podemos estar haciéndoles más mal que bien, ya que de esta manera reducimos el potencial creativo y la libertad de pensamiento de los más pequeños.



Un estudio realizado recientemente por Teresa Belton y Esther Priyadharshini, de la Universidad de East Anglia (Reino Unido) ha llegado a la conclusión de que aburrirse estimula la creatividad.

Y es que, según concluyen las investigadoras, sobre todo durante los primeros años de la vida es imprescindible que permanezcamos “ociosos” durante un tiempo. Esto nos permite desarrollar la imaginación, y aprender a "valernos por nosotros mismos”.

Es por eso mismo que Belton reclama “que el aburrimiento sea reconocido como una emoción humana legítima con un papel central en el aprendizaje y la creatividad”.

Mi breve experiencia personal como educadora me dice que un buen ejercicio sería observar la cantidad de juguetes que tienen nuestros hijos en su habitación.

Está comprobado que cuando tiene demasiados, el niño no sabe cómo jugar con ellos, sino que explora un determinado tiempo (que generalmente suele ser un periodo muy corto) cada uno de los juguetes para luego terminar abandonándolos, sobretodo si se trata de críos cuyas edades se comprenden entre los 6 meses y los tres años.

Nota: La imagen, aunque pertenece a una campaña de recogida de juguetes,
bien podría plasmar la habitación de la mayoría de la infancia actual.



Tengamos claro que no se trata de dejar de ofrecerle juguetes, sino de no ofrecérselos todos al mismo tiempo.

Tampoco hace falta que estos estén infinitamente elaborados o sean muy sofisticados para que el niño se divierta, ya que proporcionándole incluso objetos de uso diario o algunos juguetes de nuestra infancia (como muñecos de trapo o pelotas de papel) estaremos ayudando a incrementar su imaginación, una de las cualidades más bonitas (y necesarias) de la infancia.

Si los niños son capaces de hacer de sus manos una pistola ¿para qué dársela de verdad? (de juguete, obviamente).

8 comentarios:

Tuxka dijo...

Hola! Llegué este blog a través de un comentario que dejaste en el de dita ciccone, y me puse a curiosear y me ha gustado mucho!!Es muy interesante. :). Espero que no te importe.

Besitos!

Ulysses dijo...

y pensar que cuando niños, nos dicen cómo puedes aburrirte con tantos juguetes

saludos

»-(¯`v´¯)-»Ceci»-(¯`v´¯)-» dijo...

Que bonita la foto! Yo cuando era chica con lo unico que jugaba eran muñecas me pasaba las tardes enteras!

Besotes!!!

Mr Blogger dijo...

Cuando yo era niño me aburría mucho. Mis vecinos no tenían niños o eran mucho mayores que yo, así que tendía a "escaparme" a casa de mis primos o a aburrirme como una ostra. Quizá ahí empecé a desarrollar lo que tengo de creatividad e imaginación, a crear ese mundo interior que nunca he abandonado, a pensar, a darle vueltas a las cosas que me llamaban la atención.

Vegetable Man dijo...

los que lo tienen todo no valoran nada. Es aplicable a todo el mundo, sobre todo los niños si pretendes incultarles valores

Mustafa Şenalp dijo...

çok güzel site. :)

La Gata Coqueta dijo...

Yo no estoy de acuerdo en una cosa y es que se les da todo hecho, no tienen más que pedir y no da lugar a desarrollar ninguna idea nueva.

Cuanto años que no se habla de unas simples mariquitas...
Todo ordenadores y lo que las grandes superficies y teles te aconsejan para hacer buenas tiradas.
Tener de todo crear nada....
Hacia donde vamos dentro de veinticinco años...

David dijo...

estoy de acuerdo...hoy en dia no sabemos valorar lo que tenemos.

David
http://con20kmenos.blogspot.com